La importancia del deseo

 No sentirse deseado por su pareja le había hecho perder parte de su autoestima, al menos fue lo que él me confesó después de una copa de vino en el restaurante donde habíamos quedado para tener nuestra primera cita.

 No necesitaba ninguna excusa, no le iba a juzgar por contratarme, él lo sabía perfectamente, pero aún así, quiso comentármelo.

 No me atreví a decirle  que no entendía que alguna mujer no pudiera desearle, tenía una mirada llena de pasión y sabía perfectamente cómo tratar a una mujer. No dejó de llevarme entre algodones durante toda la velada y eso, sí eso, no me puede hacer desear más a un hombre. Olía muy bien y reía constantemente, pocas cosas son más atractivas que una persona que ríe con facilidad.

 Le pedí que esa noche se olvidara de todo y sólo pensara en disfrutar conmigo, le pedí que se dejara de tonterías  y me permitiese ser la mujer que soy, para hacerle sentir el hombre que realmente es. Y así lo hizo.

 No dejaba de decirme lo sexy y elegante que le parecía, lo sorprendido que estaba por haberme encontrado y lo importante que era para él esa noche. Yo lo sabía, siempre lo sé, soy consciente de que planear una cita conmigo se vive con ilusión, por la excepción del hecho, por eso siempre correspondo con la misma ilusión.

 Nos fuimos al hotel para poner el broche de oro a nuestra cita. Y lo pusimos.

 Sé que es probable que no nos volvamos a ver, porque en este caso es como debe ser. Sé que él se siente mucho mejor hoy, que antes de esa noche. Sé que se ha dado cuenta de la pasión que es capaz de despertar en una mujer y de que hay momentos asombrosos que quedan por vivir y que  se pueden dar en una noche, durante una velada, con una desconocida a la que llevas tiempo leyendo  y finalmente te atreves a conocer. Puede pasar.

martasensual2

Si quieres vivir una Girlfriend Experience en Madrid, escríbeme:

citaconmarta@gmail.com

Experimentemos juntos

 Espero que hayas pasado una semana de pasión y si no es así, no te preocupes, se soluciona rápido, pero para ello, habrá que dejar de ser un santo 😉

 Antes de que llegara esta semana vacacional, me pasó algo a lo que todavía hoy le sigo dando vueltas. Salí a tomar un vino con la gente del trabajo, hasta aquí todo normal. Se incorporó a la quedada un “externo” que pasará un mes con nosotros, haciendo cosas de externo, ya sabes…

 El caso es que el externo está bueno y va hecho un pincel, con lo que me gustan los hombres pinceles a mí. Sin embargo, debo reconocer, que me ponía cero. Vamos, cero morbo, cero ganas de líos y cero curiosidad por acostarme con él. Pues bien, con esta facilidad que me caracteriza para meterme en jardines, acabamos quedándonos solos el externo y yo, escuchando una actuación de pop/rock en acústico.

 Y no se cómo,- porque te prometo que tengo lagunas- acabó contándome que su ex y él estaban muy metidos en el ambiente liberal (intercambio de parejas). Reconozco que es algo de que despertó mi curiosidad hace algunos meses, pero quedó ahí. Ahora, el externo, me ha vuelto a poner los dientes largos con respecto a este tema.

 Le hice muchísimas preguntas, que respondió sin problema. Y como siempre me pasa con cualquier persona que conozco que es habitual del mundo liberal, desechó varios de mis prejuicios y despertó mi deseo de experimentarlo.

 Conocer a otras parejas que tienen claro que lo son, compartir con ellos el morbo y el sexo, poder jugar con ambos y con tu pareja. Pues mira, no sé, a mí esto, creo que me pondría bastante. O el simple hecho de que otras personas tengan sexo junto a ti… esas cosas.

 Supongo que esta historia invita a terminarla con el externo y yo teniendo una noche muy loca, pero no, ya os he dicho que no me pone. Simplemente lanzo mi curiosidad por el mundo liberal, por si coincidimos 😉

Couples at a swingers' party

Si quieres vivir una Girlfriend Experience en Madrid contacta conmigo

citaconmarta@gmail.com

+0034603200325

Las cosas que aprendemos en una Girlfriend Experience

Nunca habría podido imaginar que mi andadura como escort me iba a hacer crecer tanto a nivel personal. En serio, desde que empecé con el blog y las citas, hasta hoy, debo reconocer que soy mejor persona, tengo más conocimientos y (¿por qué no decirlo?) soy muuuuucho mejor amante que por aquel entonces.

Siempre he sido muy exigente conmigo misma y he trabajado por la excelencia en todo lo que me he propuesto. Por supuesto, en este campo, no he querido ser menos y creo que el resultado no pasa desapercibido.

 Aprendemos mucho, ambos, cuando decidimos vivir nuestra experiencia. Después de consultaros, aquí transcribo algunas de vuestras impresiones tras nuestro encuentro.

  • Aprendemos a escuchar los latidos de nuestro corazón y la respiración. Son el compás que marca el ritmo de nuestros besos y caricias. Es algo que nunca falla para complacer a nuestro amante.
  • Aprendemos que existen muchos más rincones en nuestro cuerpo de los que creemos. Según escuchamos la respiración y comenzamos a descubrirnos, nos deshacemos de lo aprendido hasta ese momento para reinventar las caricias. La sensualidad nos atrapa.
  • Descubrimos que el proceso hacia el orgasmo es mucho más gratificante que el propio orgasmo. Y que no puede existir la prisa en nada.
  • Aprendemos que se puede amar con total intensidad a alguien durante un corto espacio de tiempo.
  • Aprendemos lo fácil y gratificante que es ser generosos con nuestro amante. Llega un punto en el que parece una competición para ver quién da más placer a quién y eso es algo, perdónenme, muy bonito.
  • Aprendemos que merece la pena vivir esta experiencia, aunque sea nuestro secreto, es algo tan bonito y especial, que no se le puede considerar sólo sexo.

Aprender, es uno de mis vicios confesables y me excita sólo pensar todo lo que aprendo de mis amantes. ¿Aprendemos?

erotica

Si quieres vivir una Girlfriend Experience en Madrid, contacta conmigo:

citaconmarta@gmail.com

+34603200325