-¿Quieres que te enseñe a hacer lo que me gusta? -Le pregunté.

– Sí. Quiero que disfrutes como nunca antes.

Me encantó su respuesta, por eso, comencé a besarle en la boca de forma dulce y apasionada, cogí una de sus manos y la puse en mi muslo, acariciándola como yo esperaba que me acariciase, mientras la subía bajo mi falda. Lo hacía muy bien, yo ya estaba bastante excitada y no tardó en darse cuenta.

Me gustaba su lengua y su forma de besar. Deseaba sentir cómo me besaba por el resto del cuerpo, pero aún era pronto para eso.

Comencé a tocarle yo también, estaba dura y su respiración me indicó que le gustaban mis caricias. En realidad, quería saborearle cuanto antes pero despacio, estaba muy excitado y no quería que se nos fuera de las manos antes de tiempo. No había prisa.

Dejé de besarle para mirar como su mano me acariciaba por encima de la lencería roja que llevaba para la ocasión. Con las piernas abiertas y sin quitarme los tacones, claro. Bebí de mi copa de vino tinto y le pedí que siguiera. Estaba muy húmeda y el resto de mi cuerpo pedía más.

Me desabrochó la blusa, él ya estaba en ropa interior y su excitación era evidentísima. Me lamió los pezones, le indiqué un secretito que me vuelve loca y no tardó en aprenderlo. Deseaba comerle, que me comiera y darnos más placer. Me deshice de mi vestido e hice lo mismo con su ropa. Le pedí que se dejara hacer  y se dejó. Sin prisa, parando cuando él  me indicaba que lo hiciera porque estaba a punto de correrse con las caricias de mi boca. Me dio envidia, así que enmarqué su cara con mis piernas para que también pudiera lamerme.

Deseaba mucho tenerle dentro. Muchísimo.

Le pedí que se pusiera encima de mí y me penetrara, hasta dentro, que sintiera los latidos de mi corazón, que iba a mil y mi respiración, que marcaba el ritmo cada vez más acelerado.

Me encanta cuando mi amante quiere aprender lo que me gusta y enseñarme lo que le gusta a él. Ni siquiera es necesario hablar, es la magia del sexo bien hecho.

(Debo reconocer que escribir este post me ha puesto como una moto. Buenos días.)

¿Tenemos una cita? Escríbeme a citaconmarta@gmail.com y lo organizamos.

puoa4dh