Zapatos o dragones

 Escribo durante escasos minutos, antes de que lleguen unos amigos a casa con los que he quedado para revisar y comentar algunos capítulos de GOT. Hoy es el último capítulo y nos hemos propuesto aguantar despiertos para verlo juntos. No confío demasiado en  que eso pase.

 Justo me estaba planteando que los dragones son a Daenerys lo que los zapatos de tacón a mí. A ver, salvando las distancias, sin volverse loca acabando con Desembarco del Rey. Los seguidores de Juego de Tronos me entendéis.

 Me refiero a que ella a sus dragones los cuida y cuando se sube a volar sobre uno, se siente la reina más poderosa, de hecho lo es. Si vierais mi vestidor, lo que disfruto colocando cada par de zapatos, lo elegantes que son sus tacones de aguja y el poder que siento cada vez que tengo una cita y acudo sobre ellos…

 No es de extrañar que no me los quite en ningún momento de la cita. En ninguno. Puedo estar completamente desnuda pero mis tacones siguen ahí, dándome el poder de la sensualidad y de vez en cuando también los clavo un poquito sobre mi amante. Es un juego.

 Supongo que vosotros, los hombres, no podéis entender la sensación que tenemos las mujeres sobre unos zapatos bonitos, sólo sabéis que nos vuelven locas (no tanto como a Daenerys, insisto). Lo que me gusta es que es algo que compartimos y que a vosotros también os pone muchísimo, así que todos contentos.

 Hoy me he comprado unos nuevos y estoy deseando estrenarlos en una cita…

 Ya están aquí mis amigos, tengo que dejar de escribir. Nos vemos en estos días y si quieres que tengamos una cita recuerda escribirme a citaconmarta@gmail.com

¡Feliz semana!

tacones