Haced el favor de dejar de separaros

Mis amigas se han separado, mi entrenador se ha separado, mis jefes se han separado, tú posiblemente también te hayas separado o si no, es probable que estés al borde de hacerlo. Yo no. Yo hace tiempo que me bajé del carro de las relaciones. Lo típico que empiezas por una racha sin novio y van ya algunos años de soltera disfrutona.

Mis amantes son unos valientes y no entran al trapo de integrar el concepto de esta generación tan mía y posteriores, en los que el consumismo rápido y la individualidad es lo que triunfa. Aunque reconozco que la mayoría también se separa.

Angelina y Bratt…

A pesar de ser una chica muy poco interesada en tener pareja, pero curiosamente fascinada por la capacidad de otros a tenerla, debo reconocer, que cuando me entero de que un matrimonio se rompe, me da bastante bajón. Es como si la representación del éxito de la familia católicamente ordenada, se rompiera en añicos en mis narices. Y me da por ver Pulp Fiction, que no tiene nada que ver, pero es lo que hago.

A lo que voy es que uno de mis mejores amigos se ha separado antes de sus vacaciones, (¡alucina!). El caso es que en mí ha visto a la acompañante perfecta para dichas vacaciones (hasta aquí todo normal) y me marcho varios días fuera a mitad de septiembre.

Es solo un aviso a navegantes. Aún nos quedan dos semanas de disfrute, por este, nuestro maravilloso Madrid. ¿Nos vemos?

Si quieres vivir una Girlfriend Experience en Madrid escríbeme a: citaconmarta@gmail.com

El AMOR se hace

Qué días tan complicados, qué situación tan difícil, cuánta tristeza, qué lejos parece volver a ser quiénes éramos el miércoles, o el martes, o el lunes…

Después de lo que pasó creí que dejaría de creer en la raza humana y fue entonces cuando vi hospitales colapsados por personas anónimas que corrieron a donar sangre, gente que cedía sus casas, sus negocios a desconocidos  que necesitaban protegerse. Vi taxistas que prestaban sus servicios gratis para trasladar a quiénes lo necesitaban. Y profesionales sanitarios. Y a todas las personas que conozco planteándose qué poder hacer para ayudar… No, claro que no se puede dejar de creer en nosotros…

Reflexiono y me reafirmo en lo importante que es no limitarse y vivir experiencias y compartir y abrirnos  a nuevas situaciones, que nos permitamos sentir amor por personas a las que apenas conocemos, o que acabamos de conocer, o que conocemos poco. No quisiera yo pecar de mística, porque no lo soy, pero sí puedo garantizar que eso lo siento y lo he sentido, al igual que las personas que están o han estado aquí, en este lado de la vida, conmigo.

 El amor lo hacemos desde que nos vemos, nos encontramos, nos cuidamos, nos hacemos sentir bien, damos lo mejor de nosotros, confiamos y también cuando follamos. El amor lo hacemos porque nos gusta vivir las experiencias tan gratificantes que el propio amor es capaz de crear.

 Y así, sigo pensando, que haciendo lo que hagamos, dure lo que dure, desde el amor, lo hacemos mejor.

Pero vamos, son cosas mías…

marta blog escort

Si quieres vivir una Girlfriend Experience, escríbeme a: citaconmarta@gmail.com

Hemos venido a jugar

Existen personas que a día de hoy son capaces de sorprendernos. Créeme que eso es así.

Quedamos en un maravilloso local de Madrid donde también sirven cenas. Yo le interesaba realmente, quería conocerme y preguntó bastante, aunque siempre educado y sin pasar los límites que marcan la discreción de dos personas que se acaban de conocer.

Yo le escuchaba embelesada. Había viajado, había aprendido, tenía una filosofía de vida completamente diferente a la mía, lo que me provocaba una irremediable curiosidad. Curiosos, fuimos tan curiosos…

Se alojaba justo en un hotel que estaba al lado y me propuso un juego: “¿Y si fuese capaz de que nos abrieran la piscina de la azotea sólo para nosotros?” ¡Ostras! ¿Y si lo era?¡¿ Cómo perderse eso?!…

No me preguntes cómo lo hizo, pero tras unos minutos de espera sola en la habitación, me llamó para que subiera a la azotea. Y allí él y yo, y una calurosa noche madrileña, y las vistas, y alguna que otra estrella, y él besándome y nuestra piel…

Él me recordó que esta vida es un juego y que a veces nos regala momentos tremendamente diferentes. Juguemos, divirtámonos y atrevámonos… aunque sea en nuestras citas. Aunque sea nuestro secreto.

Si te atreves a jugar y a vivir una Girlfriend Experience, escríbeme a: citaconmarta@gmail.com