Desde el primer contacto

A veces no es necesario más que un mail para saber que la persona que está al otro lado, es mi amante ideal. Es su forma de expresarse, alguna frase, la intuición… yo que sé. Simplemente le reconozco, se que es él y nunca me he equivocado.

Es cierto que cuando acepto una cita, nunca sabes cómo es la persona con la que he quedado, físicamente hablando. Son preguntas que podría hacer y nunca hago. Si te soy sincera, no me importa, el físico deja de importar y toman prioridad otros factores que previamente he comprobado. En esto, prácticamente estamos a la par. Mi amante, en una primera cita sólo tiene una ligera idea de cómo soy físicamente y confía en su instinto, en mi blog, en mi voz y en que probablemente, entre tanta oferta,  soy lo que realmente está buscando.

Cuando una persona decide contactar conmigo y solicitarme una cita soy consciente de que lo que busca es algo único, de mucha calidad y muy cuidado. Esa persona no busca un cuerpo al que penetrar hasta correrse. Esa persona busca una mujer inteligente, femenina, formada, informada y con la que tener una cita romántica real. Sabe que esa mujer irá vestida, peinada y maquillada con un gusto excelente, sabe que ya en la habitación dará paso a una mujer pasional y entregada, que tendrá toda la atención y mimos de esa mujer. Se trata de vivir una experiencia única y diferente.

Soy consciente de todo lo anterior, principalmente porque de mis citas espero lo mismo que ofrezco y a quién es capaz de dármelo soy capaz de reconocerlo casi desde el primer e-mail. (Sí, el primer contacto siempre por mail 😉 )

Si quieres vivir una Girlfriend Experience en Madrid, escríbeme a: citaconmarta@gmail.com

Lo de “sólo es sexo”

Hay que ver cómo somos las mujeres, ¿eh? Lo que nos gusta fantasear con la idea de que podemos llevar una vida sexual activa, sin pillarnos por vosotros después de una noche de sexo. Simplemente disfrutar, por puro placer. Sí, sí, como hacéis muchos y como nos sugirieron que se podía hacer las chicas de “Sexo en Nueva York”. Ese fue el gran legado que nos dejó esa inigualable serie.

Bien, pues después de experimentar todo lo que he podido, debo reconocer y reconozco, que: ja! lo llevo claro! No se me ocurre otra que defina mejor lo que quiero decir. Tú me entiendes, lo sé.

El caso es que nuestras intenciones son de lo más loables y claras: Venga, soy una mujer moderna, soy capaz de acostarme con este tipo (hombre maduro, atractivo y encantador) y mañana no ver cantar a los pajarillos, ni que se me meta en las pupilas un filtro de color rosa con destellitos brillantes. Vamos, que puedo tener sexo por sexo, con cariño, claro, pero levantándome de la cama, vistiéndome y dejando atrás ese momento y a aquel hombre.

Todo va bien durante unas horas, pero OJO!, sin darte cuenta ya ha empezado un puñetero proceso bioquímico, que desde tu cerebro va invadiendo silenciosamente el resto de tu cuerpo a través de la sangre. Y a ver quién para eso!, no te puedes estar haciendo transfusiones cada dos por tres. Que si la Oxitoxina, que si la dopamina, serotonina y todas las puñeteras “inas” que se conjugan para que tú, bueno, para que yo, me enrede y cree lazos emocionales, sin querer, sin saber verdaderamente si ese hombre es tan maduro, tan atractivo y tan encantador.

Así funcionamos, ¡qué le vamos a hacer!

Así que, como todavía no he encontrado la manera de luchar contra mis procesos químicos internos, prefiero aliarme con ellos. Comprender que cuando compartes tiempo, risas y buen sexo con una persona, nacen cosas, que bien llevadas, desde el respeto y la coherencia, pueden dar lugar a momentos increíbles, que merecen la pena ser vividos.

Señores, soy una MUJER. Es lo que hay.

Si quieres que vivamos una Girlfriend Experience, contacta conmigo a través de email: citaconmarta@gmail.com

martaescorttt

Álvaro

Era tarde, volvía de una salida un poco fallida con mis amigas y me encontré un mail en la bandeja de entrada.

 Hola, no estarás disponible, ¿verdad?.

Nunca se me habría ocurrido quedar a esas horas con alguien que no conozco, pero aunque no le conocía como amante, ya sabíamos quiénes somos, ya que acompañé a su amigo durante una cita doble hace unos meses.

Decidí responder y tras una llamada telefónica, en media hora, nos encontramos en su hotel.

El chico es más que atractivo, no llega a los 40 pero es tremendamente educado y cariñoso.  Es biólogo, interesante y tiene una sonrisa arrebatadora.

Me confesó que durante nuestra cita quedó prendado de mí y aunque la chica que le acompañaba era muy guapa, al parecer le faltaba un poquito de clase y conversación, según su opinión (lo cierto es que según la mía también). Me dejo pensativa cuando me dijo que le gustó mucho la forma que tengo de sacar lo mejor de las personas y de hacer que todo el mundo se sienta bien. Lo cierto es que no es la primera vez que me lo dicen, pero valoro mucho a quiénes saben destacarlo.

Nos tomamos una copa de vino y comenzamos a besarnos. Besaba increíble. Después se deshizo con calma de mi vestido y tuvimos nuestra primera vez juntos. Esa vez mandó él y yo le dejé que lo hiciera, que me hicera. Encontró mis puntos clave sabiendo escuchar mi respiración y se movió con cariño, subiendo el nivel hasta que ninguno pudimos más y llegamos a corrernos. Hace unos días tuvimos nuestra segunda vez…

… y así es cómo comienza una historia de las que sabes que habrá mucho que recordar cuando llegue el momento.

Si quieres vivir una Girlfriend Experience escríbeme a : citaconmarta@gmail.com

martaes