Si tienes una escort

No es por malmeter, pero según un estudio de la Universidad de California, tú (que pagas por sexo) tienes más probabilidades de ser un agresor sexual. ¿Qué? ¿cómo te has quedado?. Mira, mira, aquí tienes el enlace a la noticia por si no me crees.

Pues eso, que unos señores expertos (no especifica exactamente en qué) han entrevistado a otros 1200 señores y han llegado a unas conclusiones. Bien, eso es un estudio.

El problema llega, cuando rascas un poquito y te das cuenta de que existen todo tipo de estudios. Uno de mis favoritos fue el de un laboratorio del ejército en Ohio que podía haber descubierto un compuesto químico para fabricar una bomba que convertiría en gay al enemigo, el Pentágono estuvo estudiando la propuesta.

Otro que leí fue que escuchar música Cauntry estaba relacionado directamente con el suicio.

Hace poco salió otro estudio que demostraba que la homeopatía funcionaba en mascotas. Lo de la homeopatía (que se compone de agua y azúcar) me tiene muy fascinada.

Y así infinidad.

No digo que los estudios no sean reales, no digo que si coges a 600 gatitos y les das homeopatía a no sé cuántos se les quite la tos, no digo que si entrevistas a 1200 señores de California que pagan por sexo, varios puedan tener tendencias agresivas. Que según qué tema country escuches tengas deseos irrefrenables de suicidarte, o que si le inyectas un compuesto químico (súper secreto) a un militar, le haga ojitos al médico que tiene al lado.

Lo que digo es que ninguno de estos estudios tienen base científica y que, por lo tanto, para lo único que sirven es para rellenar las páginas del periódico de turno o de las revistas de curiosidades.

La ciencia es la única herramienta fiable que tenemos para diferenciar lo que es real de lo que no y la ciencia nos dice que ninguno de los estudios anteriores son concluyentes.

Añadir también, que según un estudio que yo misma he podido realizar en Madrid, los amantes que he tenido (y que han pagado por serlo) no sólo no tienen ninguna conducta agresiva, sino que son increíblemente encantadores. Quedaos con este estudio, creo que es más fiable 😉

Y si quieres que tengamos una cita en estos días, escríbeme a citaconmarta@gmail.com

m

Eran casi las 15.00, habíamos quedado a las 17.00. No nos conocíamos pero la conversación telefónica fue bastante fluida, me apetecía conocerle, así que le escribí para  proponerle adelantar la cita media hora. Accedió.

Sinceramente esperaba que todo fuera bien pero, aunque vayas con la mejor de las expectativas, aún la realidad te sabe sorprender. He conocido a muy buenos amantes a lo largo de mi vida, en mi faceta personal y en la de escort, claro, así que, saltándonos el factor novedad, tengo que reconocer que la de aquella tarde entra directamente a formar parte del TOP 10 de las mejores experiencias sexuales que he tenido.

 Se nota cuando a un hombre le gusta el buen sexo, se nota en como te toca, en cómo busca con su lengua tu placer y en cómo escucha a tu cuerpo. La diferencia entre el buen sexo y el ni fu ni fa, pienso que está en la entrega. También creo que la primera experiencia con alguien suele ser la más torpe, eso lo sabemos todos, luego se le va cogiendo el punto a otra persona y la experiencia mejora.

 En este caso es muy sorprendente que en una primera cita me haya hecho sentir tanto placer. Honestamente lo es.

 Esa misma noche me escribió, le pedí  que lo hiciera. No sé por qué se lo pedí, la verdad. Me prometió mejorar la experiencia en su próximo viaje a Madrid. Lo tiene complicado pero le creeré 😉

sex

Para que podamos tener una cita escríbeme a citaconmarta@gmail.com y te responderé rápido para que podamos concretar.

Cuando quedo por primera vez y la propuesta es una velada  (cena + intimidad), se que en esa cita van a pasar cosas bonitas e irrepetibles.

Las horas previas a la cita sigue habiendo algo muy parecido a nervios que revolotean por mi estómago. Trato de elegir mi ropa y complementos con extremo cuidado, quiero mostrarme sensual pero la elegancia es lo primero.

Me doy un baño todo lo extenso que el tiempo disponible me permite, con velas y con aceites. Mi amante se merece lo mejor, es así. A mi pelo le dedico bastante de ese tiempo, tengo el pelo muy largo y abundante, me gusta que esté perfecto.

 Soy muy puntual. Me ha llevado años trabajar esa parte y me siento bastante orgullosa de haberlo conseguido. La puntualidad es una muestra de respeto inigualable.

Cuando voy camino del restaurante mi corazón late cada vez más rápido, la especie de nervios de hace unas horas directamente se han convertido en nervios. ¿Cómo será él?¿de qué le gustará hablar? ¿cómo me tocará? Y así hasta que llego.

Es bonito aparecer por la puerta, mirarle a los ojos, sonreir y ver que todo está bien. Mi intuición sigue estando en forma y de nuevo, se dará la noche que los dos esperamos.

Tener una velada es otra historia. Punto.

MT

Escríbeme si te apetece que tengamos una cita a citaconmarta@gmail.com y te responderé para que podamos concreta.